COMIDAS PELIGROSAS PARA NUESTRAS MASCOTAS

Como bien sabemos, nuestros amigos los perros van comiéndose todo lo que se encuentran a su paso, pero existen algunos alimentos que no son saludables e incluso peligrosos para ellos y que debemos evitarlos a toda costa.

En muchas ocasiones, prefieren esperar pacientemente bajo la mesa a que les caiga algo antes que comerse su propio alimento, pero mucho cuidado ya que pueden ocasionarle serios daños de salud.
Seguro que tu mascota te ha puesto repetidas veces la carita del gato de Shrek, ¿verdad?

gato shrek

No caigamos en la tentación de ofrecerles los alimentos mencionados en la lista de alimentos que un perro jamás debe comer, por muchas caritas que nos pongan.

EL CHOCOLATE

A pesar de creer que podemos darle algo de chocolate como premio por su buena conducta o por darle pequeñas cantidades continuamente, no caigamos en este grave error. Este tipo de alimento contiene teobromina, una sustancia muy tóxica para los perros que les puede provocar diarreas, vómitos y paro cardíaco entre otros síntomas.

chocolate

AJO

Uno de los componentes que tiene el ajo que afecta a los perros si se consume en exceso es el tiosulfato, el cual se encarga de eliminar los glóbulos rojos de nuestra mascota, provocando vómitos, diarreas, problemas respiratorios, sangre en la orina e incluso pérdida del apetito.

ajo

CEBOLLA

Al igual que ocurre con el ajo, la cebolla contiene el mismo componente (tiosulfato) pero tiene mayores consecuencias para la salud de los perros.

cebollas

AGUACATE

A simple vista parece muy sano ya que se trata de una fruta, ¿verdad? Pues sería un grave error que nuestra mascota comiese dicho producto, ya que contiene un exceso de grasa y persin en casa parte de la fruta. Este último componente mencionado se trata de una sustancia altamente tóxica para los canes.

Este tipo de frutas puede afectar los pulmones y el corazón de nuestro perro, llegando a ocasionar problemas digestivos.

aguacate

HUESOS

De toda la vida ha sido algo normal ofrecer a los perros huesos de vaca o de pollo, pero lo ideal es no excederse en su consumo, ya que estos pueden ocasionarle a nuestra mascota problemas digestivos, hemorragias internas, desgaste en los dientes o dificultad respiratoria.

huesos

CERVEZA

Si el alcohol tiene graves consecuencias en el ser humano, no nos podemos imaginar lo que puede suponerle al sistema digestivo de un perro. Una de las consecuencias más desastrosas para ellos, podrían ser nerviosismo o notable aumento de agresividad llegando a producirse heridas así mismo e incluso ocasionar un estado de coma.

cerveza

LECHE

Hay muchos perros intolerantes a la lactosa al igual que nos ocurre a los humanos, por lo que no digieren bien la leche, provocándoles problemas intestinales, vómitos o diarreas.

leche